Cómo crear el “newsletter” perfecto

Somos conscientes de que ya habréis leído muchos artículos de este tipo. Sin embargo, nosotros nos vamos a centrar en 4 puntos que consideramos esenciales dentro de un buen “newslettr”: evitar a toda costa caer en la bandeja de spam, hacer que nuestros usuarios registrados abran nuestras notificaciones, tener un buen diseño y, sobre todo, tener un buen contenido.

Email marketing

Evitar caer en spam es vital

Este es el primer paso que debes dar. A decir  verdad, basta con que cumplas algunos detalles esenciales y seguramente no caerás apenas en esta temida bandeja.

Por un lado tienes que asegurarte que el boletín que mandes tenga un texto suficientemente extenso en comparación con las imágenes. Unas imágenes que no deben pesar mucho ya que es sinónimo de ser carne de spam. A partir de ahí, bastará con que tu base de datos no contenga muchas direcciones falsas.

Claves para aumentar el porcentaje de apertura

Este es el segundo paso que debemos dar. En este punto tenemos que decir que para que abran nuestra notificación, aunque suene repetitivo, el asunto debe ser no solo llamativo sino que debe dejar bien claro lo que le estamos ofreciendo.

Otra clave es segmentar tu base de datos de modo que el asunto pueda ir ya personalizado. No es nada complicado y los beneficios son muchos.

Algunos consejos sobre el diseño de tus boletines

Aquí dependerá mucho de las preferencias de la persona que mande las notificaciones. Sin embargo, lo mejor que puedes hacer, al menos, es que el email que mandes se adapte a todos los dispositivos existentes. Ya sabes que si eres “responsive” tendrás mucho terreno ganado.

A partir de ahí nosotros te recomendamos que tengas un diseño limpio, que no pese mucho y que incluya tus datos personales y el enlace a partir del cual, el usuario pueda darse de baja. Todo esto genera mucha confianza.

Cómo no, el contenido es el rey

En tu “newsletter debes tener una introducción que no supere las dos líneas y que sea una extensión de lo que anunciabas en al asunto.

A partir de ahí, debes argumentar lo que ofreces y las ventajas que esto puede tener para el potencial cliente. El cuerpo del contenido puede estar estructurado en puntos de manera que hagas que la información quede mucho más clara.

Para terminar debes incluir, sí o sí, una llamada a la acción. Tienes que decirles a los receptores del correo electrónico qué es lo que quieres de ellos. Para esto te puedes ayudar de algunos elementos gráficos como los que puedes encontrar en la red.